jueves, 5 de noviembre de 2009

Qué es evaluar, calificar, acreditar...??

¿Qué es evaluar?
“Dar una nota es evaluar, hacer una prueba es evaluar, el registro de las notas se denomina evaluación. Al mismo tiempo varios significados son atribuidos al término: análisis de desempeño, valoración de resultados, medida de capacidad, apreciación del “todo” del alumno” (Hoffman, 1999)
Así pues, la evaluación, en términos generales, supone una instancia de valoración. En los términos particulares de la evaluación educativa es posible distinguir varios objetos de evaluación cuyas relaciones implícitas son evidentes. Entre otros, es posible valorar: el sistema educativo, las instituciones, el profesorado, los materiales de la enseñanza, los proyectos educativos y los aprendizajes.
En el caso particular de la evaluación de los aprendizajes de los alumnos, evaluar supone conocer qué y para qué evaluar, para lo cual es requisito esencial recoger información, formular un juicio de valor y tomar decisiones con vista al futuro.
Como dije más arriba, la evaluación implica una valoración, se refiere a la calidad. La calificación permite una cuantificación, se refiere a la cantidad. Al valorar se deben tomar en cuenta varios elementos subjetivos, por ejemplo: opiniones, sentimientos, percepciones. La medición refiere únicamente elementos observados y cuantificados. Así es posible evaluar y acreditar sin que existan calificaciones de por medio.

¿Qué es calificar?
En la mayoría de las instituciones de educación superior se califica sin evaluar, en otras palabras, sin juzgar y valorar la efectividad del proceso enseñanza-aprendizaje para mejorarlo continuamente.

¿Qué significa acreditar?
La acreditación es de carácter académico-administrativo, mientras que la evaluación y la calificación son de carácter estrictamente académico, refieren el tipo y nivel de los aprendizajes logrados.
Por ejemplo, con el fin de profundizar y asimilar los conocimientos estudiados en cada unidad se brindan dos o más actividades de aprendizaje. Se recomienda la realización de las mismas pues ayudará al alumno a prepararse mejor para las diversas actividades de evaluación, con el fin de “acreditar” una materia.

¿Qué significa “evaluación tradicional”?
La evaluación tradicional mide la cantidad de conocimientos u objetivos logrados, representados como la frecuencia de respuestas correctas en los instrumentos estructurados.
Las técnicas tradicionales se dirigen principalmente a evaluar el presente del alumno y en el mejor de los casos el pasado reciente (evaluación acumulativa), las técnicas constructivistas enfatizan la evaluación del desarrollo.
La evaluación tradicional mide la cantidad de información memorizada por los alumnos. Los modelos utilizados tradicionalmente centran la evaluación en cogniciones aisladas sin considerar su conexión con el marco de conocimientos general y personal del alumno, esta tendencia a evaluar conocimientos como unidades ordenadas que se pueden aislar en forma artificial, no favorece la construcción del conocimiento que exige una evaluación que considere las cadenas complejas de significado y la interacción dinámica entre los mismos. Lo esencial en esta perspectiva es el concepto de integración, es decir, propone que cualquier tipo de conocimiento puede ser entendido mejor en el contexto de un sistema de significados más amplio que lo apoye y relacione.
Características de la evaluación tradicional del aprendizaje:
-Hincapié en aprendizaje memorístico
-Se enfatizan los productos (lo observable) y no los procesos (razonamiento, uso de estrategias, habilidades)
-Es cuantitativa
-Se enfatiza demasiado la función social de la educación y lo sumativo-acreditativo
-Se evalúa el aprendizaje de los alumnos y no la enseñanza
-El docente casi siempre define solo la situación evaluativa (a veces en forma autoritaria y unidireccional)
-Se escogen los ejercicios que casi nunca se revisan en la enseñanza
Pensando en que la generalización o transferencia de saberes es espontánea

¿Qué significa “evaluación constructivista”?
Los enfoques constructivistas orientan diferentes estrategias de evaluación. Privilegian el papel activo del alumno como creador de significado, la naturaleza autoorganizada y de evolución progresiva de las estructuras del conocimiento, es decir abordan la evaluación formativa.
La evaluación, por tanto, debe estar orientada a evaluar los procesos personales de construcción personal del conocimiento.
La evaluación formativa se entiende como un refuerzo que ayuda al alumno a reconstruir el tema de evaluación y como parte del proceso generador de cambio que puede ser utilizado y dirigido a promover la construcción del conocimiento.
En el enfoque constructivista, se centra la atención en el nivel de análisis, por lo tanto las capacidades del alumno para clasificar comparar y sistematizar son claves para la evaluación formativa. Esta forma de evaluación obtiene de los alumnos un conjunto de construcciones personales y únicas con las que estructuran su propio conocimiento, mientras que la evaluación tradicional sitúa a los alumnos en un conjunto de construcciones validadas externamente.
La evaluación en este marco tiene la intención de dar a los estudiantes una oportunidad para seguir aprendiendo; esto exige que el profesor reconozca las diferencias individuales y de desarrollo de intereses, capacidades, destrezas, habilidades y actitudes. Así, la evaluación debe partir verificando lo que los alumnos ya saben (evaluación diagnóstica).
La evaluación constructivista mide:
• Los conocimientos adquiridos y la capacidad de los alumnos para aplicarlos en situaciones variadas.
• El desarrollo de destreza, habilidades y cambio de actitudes.
• Si los alumnos son capaces de establecer una relación con el conocimiento que difiere de la que demanda el profesor.
• Si los alumnos contribuyen a aportar un nuevo significado al conocimiento, alterando incluso la dinámica de la interacción establecida por el docente en el aula.
• La validez de construcción debe verificar si se está evaluando lo que realmente se espera que los alumnos construyan, lo que implica una clara definición de capacidades; una declaración explícita de las normas, que deben ser justas para los alumnos; una clara definición de criterios de evaluación, cuando será considerada una construcción buena, mala o regular; e instrucciones comprensibles para la comunicación de los aprendizajes.
Características de la Evaluación constructivista:
• Poner énfasis en los procesos
• Evaluar la significatividad de los aprendizajes
• La funcionalidad de los aprendizajes como indicador del grado de significatividad
• La asunción progresiva del control y responsabilidad lograda por el alumno
• Evaluación y regulación de la enseñanza
• Evaluar aprendizajes contextualizados
• Autoevaluación del alumno
• Evaluación diferencial de los contenidos de aprendizaje
• Coherencia entre situaciones de evaluación y el proceso de enseñanza aprendizaje

¿Cuál es la función social de la evaluación?
Provee retroalimentación continua al estudiante sobre su nivel de trabajo durante el proceso de enseñanza-aprendizaje y facilita el logro de los objetivos educativos.
La evaluación actual, igual que el aprendizaje, ocurre de forma natural. El aprendizaje es duradero cuando se lleva a cabo dentro de un contexto significante y cuando se relaciona con asuntos y problemas que experimenten los estudiantes.
Presenta a los estudiantes con retos reales que requieren que apliquen sus habilidades y capacidades relevantes y conocimientos.
Promueve el aprendizaje a través de retroalimentación, reflexión y autoevaluación.

La información obtenida con la evaluación se utiliza para:
• Monitorear y emitir juicios respecto a la calidad del aprendizaje de los estudiantes.
• Para que el educador reflexione sobre sus prácticas educativas.
• Para evidenciar la efectividad de cursos, programas de estudio e instituciones educativas.
• Mejorar el proceso enseñanza y aprendizaje.

¿Cuál es la función pedagógica de la evaluación?
La evaluación de la capacidad o del cometido o desempeño es una técnica de ejecución que requiere que el estudiante elabore una respuesta o un producto que demuestre su conocimiento, capacidades y habilidades. Con las técnicas de ejecución se pretende evaluar lo que los estudiantes pueden hacer, en lugar de lo que saben y que utilicen lo que saben para poder hacer.
Esta técnica también puede ser útil para el enfoque de evaluación constructivista.

¿Qué significa “evaluación informal”?
La evaluación informal se caracteriza por ser superficial, improvisada, con validez y confiabilidad no verificada. Este tipo de evaluación es la que se realiza para tomar decisiones en la vida cotidiana. Por ejemplo, observar las condiciones del tiempo para determinar cómo salir vestido.
Estas evaluaciones son emergentes, no se planifican, se basan en datos escasos y bastantes subjetivos. Normalmente anteceden a decisiones que tienen escasa trascendencia para las personas o instituciones involucradas y que no les afectan de un modo permanente.
En general, la evaluación informal surge con frecuencia en la vida cotidiano de los personas y también ocurre en el contexto escolar. Una forma de evaluación informal es la que realizan los profesores al enfrentar una situación que aparece de improviso en el aula, como la participación de un estudiante, las dificultades manifestadas por los estudiantes ante la realización de una tarea...
Aunque la evaluación informal tiene un alto grado de subjetividad, no puede descartase.
Las evaluaciones informales están presentes en los diálogos entre personas que, de alguna u otra manera, forman parte del proceso educativo o de la institución. Por ejemplo padres y profesores, estudiantes y sus docentes, docentes y directivos...
Técnicas de una evaluación informal:
-Observación de actividades realizadas por los alumnos (Sistemática o asistemática, abierta o focalizada, en situaciones naturales o en marcos creados ad hoc –role playing, debates, etc.)
- Registros anecdóticos, listas de control, diarios de clase.
-Exploración por medio de preguntas que realiza el profesor durante las clases.
(Abiertas o cerradas, generales o dirigidas-focalizadas)
-Incluir una muestra amplia de los estudiantes, tomar en cuenta indicadores diversos, darle apoyo con técnicas semi-formales o formales.

¿Qué significa “evaluación semiformal”?
Las técnicas de evaluación semiformal incluyen: trabajos y ejercicios realizados en clase (Importancia de su planeación adecuada, relevantes para evaluación formativa y ayuda ajustada)
-Tareas o trabajos extra-clase (Variedad en formas y en modalidades –individual, grupal-, que los hagan practicar reflexivamente, pensar y aprender)
-La evaluación de portafolios (Instrumento comprensivo muy útil, importancia de la reflexión conjunta sobre los productos incluidos, propósitos y criterios claros)

¿Qué significa “evaluación formal”?
El otro tipo de evaluación corresponde a la denominada formal o Sistemática. Esto sucede en las instancias que se planifican para ello. La evaluación formal, demanda atención, recursos y esfuerzos especiales en su desarrollo, debido a las implicaciones que pueden tener sus resultados sobre las personas o las instituciones involucradas. Por ejemplo, si se desea evaluar el trabajo y los resultados logrados por un grupo de estudiantes en un año o en un determinado proyecto, necesariamente habrá que pensar en una evaluación de tipo formal.
La evaluación formal promueve un proceso de evaluación válido y confiable.
Un proceso de evaluación válido y confiable desembocará en conclusiones que sirvan para juzgar los aprendizajes de los alumnos y para modificar, si es necesario, las estrategias de enseñanza.

Más allá de los instrumentos que se construyan para obtener la información que servirá para emitir los juicios de valor del docente, es pertinente preguntarse si la subjetividad del evaluador no tenderá a contaminar sus apreciaciones.
En principio es necesario tener presente que al evaluar, el docente emite un juicio de valor personal, pone en juego su propia subjetividad. Lo interesante es tener presente que esta subjetividad no debería condicionar el proceso de aprendizaje de los alumnos.
Es imposible pensar que la subjetividad del docente no influye en sus valoraciones. Para equilibrar esta subjetividad, deberá aplicar algunas técnicas específicas que serán objeto de desarrollo en las próximas unidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada